Almassora.com
 
 
Publicite
   
Inicio/ Noticias / La feina mal feta no té futur

Noticias - Noticias Web - 23/11/2017

La feina mal feta no té futur

iMG

Aunque parezca mentira, se trata de un eslogan publicitario, de los años 80, para fomentar l’excel-lencia de Catalunya, y lo publicitó el govern de Jordi Pujol.

Hasta la fecha no ha llegado la Independencia, pero sí sus efectos.

A las primeras de cambio, la candidatura de Barcelona ha sido eliminada como sede de la EMA (Agencia Europea de Medicamentos). Hace unos meses era la ciudad favorita para sustituir a Londres, que se va por el Brexit. La citada Agencia albergaba 900 empleos y generó la creación de 1.600 empresas.

Un palo.

      Algunos analistas sostienen que,  al igual que ––hace ochenta años–– España fue un banco de pruebas, en la época que vivimos el nacionalismo también puede ser otro. Ya se sabe que los millonarios no necesitan Estado; solamente necesitan que se respete la banca y la bolsa.

Por eso la máquina de la UE ha reaccionado enérgicamente, huyendo del abismo secesionista.

No hay que descartar el papel  que, en este embrollo, han tenido dos políticos nuestros  torpes y dubitativos. Juntos, nos han llevado al desastre, al delirio.

M. Rajoy, tras una aparente serenidad, está cargado de inseguridad, de falta de talento y dosis de autoritarismo.

Puigdemont, pertenece al partido más corrupto de Catalunya, el de Pujol. Se ha olvidado de la legalidad, ha ninguneado al Parlament y ha llenado a Catalunya de incidentes  e incertidumbre. Es un hombre poco estable y con nulo peso político.

Entramos en una campaña electoral en la que los partidos, más que dirimir sus fuerzas, mostrarán sus debilidades, como decía el recordado Vázquez Montalbán. Se echarán en cara el apresuramiento en el procés; y sus tremendos errores sobre:

1)La declaración de independencia no influirá en la economía (desde el 1 de octubre pasado 2.700 empresas han salido de Catalunya, por la inestabilidad).

2)Europa nos reconocerá rápidamente (ni un solo Estado lo ha hecho hasta la fecha).

3)Como Catalunya tiene lengua propia, tiene que tener propio Estado (en el mundo hay 7.000 lenguas ––700  de ellas importantes––, pero está claro que todas no pueden tener su propio Estado).

Y 4) Han desdeñado a más de la mitad de los catalanes, que no opinan como ellos. García Lorca dijo hace un siglo: “Yo denuncio a toda la gente que ignora a la otra mitad”.

Se ha causado una herida profunda en la relación de Catalunya con el resto de España, que tardará en cerrarse.

Al final, perdem tots…senyor Pujol.

A.  Sánchez Torres


Empresa


Empresa
Noticias Web


Empresa


Banner


Banner
   
Almassora.com Aviso Legal Mapa Web Contacto