Almassora.com
 
 
Publicite
   
Inicio/ Noticias / Tertulianos y criminólogos

Noticias - Noticias Web - 13/03/2018

Tertulianos y criminólogos

iMG

Una característica de nuestro tiempo es que todos deseamos saber cómo está el mundo y sumarnos a la inquietud general. Sentimos una intensa necesidad de encender la tele o la radio. Las noticias nos dan una escala distinta de valores. Así, cuando sucede un acontecimiento terrible ––como la muerte del niño Gabriel–– la gente quiere verlo todo, desde todos los ángulos y, además, quieren ser los primeros en verlo.

Programas matinales “de entretenimiento” se han transformado estos días en programas de debate, de mirada carroñera. Personas, que habitualmente chafardean sobre la llamada prensa del corazón, estos díasse nos han transformado en criminólogos y lamentablemente nos lanzan comentarios como que Ana Julia Quezada es una homicida ocasional, pero múltiple; que estaba ahí, tan normal…

Qué tremendo para los padres. Perder un hijo es lo más antinatural, casi imposible de superar. No hay palabra para designar cuando una madre o un padre pierden a un hijo. Ni debería haberla.

Pero si, además del horror de la muerte del hijo, los medios de difusión se lanzan como buitres al lugar de los hechos pensando solamente en la audiencia, resulta despiadado, indecente, asqueroso y produce una rabia profunda.

¿Qué decir de la recogida de firmas para que la presunta asesina “cumpla condena en una cárcel dominicana” (ocurrencia de “El Español”, el engendro de PedroJota)?

Y luego está lo que se llama forraje periodístico, que son las opiniones, especulaciones y migajas que las autoridades sueltan a los dóciles ciudadanos. O el escandaloso oportunismo para reclamar la prisión perpetua revisable, que la izquierda quiere suprimir. El insoportable Eduardo Inda soltaba su peculiar catilinaria: “De ti, Pedro Sánchez, depende que la asesina de Gabriel se ahorre o no diez años de cárcel”. Una vileza.

Ha sido una demostración patética de la falta de escrúpulos de algunos miserables. La ignorancia y la falta de civismo de buena parte de nuestro país se destaca en situaciones así. De las que Dios nos libre.

En este desastroso espectáculo ha destacado la sensatez de la desconsolada madre, que pide que no se extienda el odio y que nos quedemoscon las buenas acciones que han sacado lo mejor de la gente.

Por A. Sánchez Torres


Empresa


Empresa
Noticias Web


Empresa


Banner


Banner
   
Almassora.com Aviso Legal Mapa Web Contacto